SANGRE Y SAVIA - una bitacora
@SANGREYSAVIA


Respiré hondo

Con la intención de que mis pulmones explotaran; pero mi cuerpo es más inteligente que yo.

Entre mis dedos había pasto

y tierra

y agua

Las piernas me temblaban

Las manos me temblaban y el suelo… fijo.

Atorado el eco de lo que era todo antes.

La cabeza pesada antes de dormir, antes de caer ,antes de dejarse ir.

El sentimiento ese de cuando te tocan y de pronto cedes.

Las hendiduras cuando hay presión, dientes que muerden.

Ir despacio , irte al día siguiente, irse a buscar comida y café y nunca más volver a hablar.

El amor no es puro, es un desmadre.

No es un cristal a través del cual puedes ver ¿era? ¿era humo de casas quemadas? tóxico si respiras, si se te mete a los ojos.

Tenía hambre, no sabia en qué me estaba convirtiendo.

El pasto entre mis dedos picaba, me quería arrancar la piel.

Le hubiera regalado mi epidermis de haberla pedido.

Todo lo que hice era una amenaza, ahora todo lo que pienso es como rezar. Pedirle a algo que venga por mi y estas ganas de comer.

El querer no es puro, no es santo. No hay nada sagrado, nada está exento de tener un cuerpo. Ni lo verde que me rodea, que me rodeaba.

Todo cae entre membrana y savia, piel, sangre, pelo y calor.

Esto no podía ser dios.